Receta de solomillo de cerdo Wellington

Receta de solomillo de cerdo Wellington.

Receta de solomillo de cerdo Wellington

Un clásico de la cocina británica. El solomillo de cerdo Wellington es una variación deliciosa y accesible del tradicional Beef Wellington. Este plato combina la suavidad de este corte de carne con una capa de champiñones y hierbas aromáticas, todo envuelto en una crujiente masa de hojaldre. Ideal para ocasiones especiales y celebraciones. ¿Quieres aprender a hacerla en casa? Coge papel y boli.

Origen de esta receta

El solomillo de cerdo Wellington es una deliciosa reinterpretación de un clásico británico, el Beef Wellington. Su origen no está del todo claro, pero existen algunas teorías destacadas:

  • Arthur Wellesley, Duque de Wellington: la teoría más popular es que el plato fue nombrado en honor a Arthur Wellesley, el primer Duque de Wellington, famoso por su victoria sobre Napoleón en la batalla de Waterloo en 1815. Se dice que el plato fue creado para celebrarlo y que el nombre fue una forma de rendirle homenaje.
  • Influencias culinarias francesas: otra teoría sugiere que el Beef Wellington es una adaptación británica de un plato francés conocido como “filet de bœuf en croûte”, que significa “filete de ternera en costra”. Esta versión fue anglicanizada y popularizada en Gran Bretaña durante el siglo XIX, cuando la cocina francesa estaba de moda entre la aristocracia británica.
  • Gastronomía del siglo XIX: algunos historiadores de la gastronomía argumentan que el Beef Wellington podría ser una creación de la alta cocina británica del siglo XIX, cuando envoltorios de masa y elaboradas preparaciones de carne eran comunes en banquetes y celebraciones.

El solomillo de cerdo Wellington mantiene los elementos clave del plato original: una pieza de carne de alta calidad, una capa de champiñones sazonados (duxelles), una envoltura de jamón curado y una cobertura crujiente de masa de hojaldre.

Receta de solomillo de cerdo Wellington

Ingredientes para 4 personas

  • 1 solomillo de cerdo (aproximadamente 600-800 gramos)
  • 500 gramos de champiñones
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de mostaza Dijon
  • 6-8 lonchas de jamón serrano o prosciutto
  • 1 lámina de hojaldre (preferiblemente rectangular)
  • 1 huevo (para pintar el hojaldre)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Sal y pimienta al gusto
  • Tomillo fresco o seco (opcional)
  • Harina para espolvorear

Elaboración de la receta de solomillo de cerdo Wellington

  1. Comienza limpiando el solomillo de cerdo, retirando el exceso de grasa y las membranas. Sazónalo con sal y pimienta al gusto.
  2. En una sartén grande, calienta dos cucharadas de aceite de oliva a fuego medio-alto. Añade el solomillo y séllalo por todos los lados hasta que esté dorado. Retíralo de la sartén y deja que se enfríe. Esto ayudará a que no pierda jugos durante la cocción en el horno.
  3. Lava y pica finamente los champiñones.
  4. En la misma sartén, derrite la mantequilla y añade la cebolla picada y los dientes de ajo picados. Cocina a fuego medio hasta que estén transparentes.
  5. Añade los champiñones picados a la sartén. Cocina a fuego medio-alto hasta que hayan soltado todo su líquido y estén dorados. Añade sal, pimienta y tomillo al gusto. Deja enfriar.
  6. Una vez que el solomillo esté frío, unta una capa de mostaza Dijon por encima. Esto aportará un sabor extra al plato.
  7. Extiende un trozo de film plástico en una superficie plana. Coloca las lonchas de jamón serrano superpuestas, formando un rectángulo. Extiende la mezcla de champiñones sobre el jamón de manera uniforme.
  8. Coloca el solomillo sobre esta mezcla y, utilizando el film plástico, enrolla la carne, presionando bien para que quede compacto. Deja reposar en el refrigerador durante unos 15 minutos.
  9. Precalienta el horno a 200°C. Extiende la lámina de hojaldre en una superficie ligeramente enharinada.
  10. Retira el film plástico y colócalo en el centro de la masa de hojaldre. Envuelve el solomillo con el hojaldre, asegurándote de sellar bien los bordes para que no se abran durante la cocción. Puedes usar un poco de huevo batido como pegamento.
  11. Coloca el solomillo envuelto en una bandeja de horno con el cierre del hojaldre hacia abajo. Pinta toda la superficie con huevo batido para darle un acabado dorado y brillante.
  12. Hornea el solomillo Wellington en el horno precalentado durante 25-30 minutos, o hasta que el hojaldre esté dorado y crujiente. Si prefieres la carne más hecha, puedes hornear unos minutos adicionales.
  13. Una vez fuera del horno, deja reposar durante 10 minutos antes de cortarlo en rodajas gruesas. Esto permitirá que los jugos se redistribuyan y obtendrás un corte más limpio.

Sirve el solomillo Wellington caliente, acompañado de tus guarniciones favoritas como puré de patatas, verduras asadas o una ensalada fresca.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en estos momentos

Abrir chat